Que significa Sinalagmático

Sinalagmático es un término que procede de la lengua griega y que se vincula a un contrato (un pacto sobre un cierto tema que ha de ser respetado por todas y cada una de las partes que lo subscriben).

La idea de contrato Sinalagmático refiere a un contrato a dos bandas, que es un acuerdo que produce obligaciones recíprocas para aquellos que firman el pacto. De esta forma, el Sinalagmático es un contrato que se distingue del unilateral (que implica obligaciones para una sola parte).

Podemos localizar una enorme pluralidad de contratos Sinalagmáticos en la vida rutinaria, puesto que se trata de los contratos que acostumbran a regir diferentes operaciones comerciales. El contrato propio de compra y venta, por poner un ejemplo, es Sinalagmático.

Pongamos que una persona vende su vehículo a otra persona. Los dos sujetos firman un contrato Sinalagmático: el vendedor adquiere la obligación de dar el vehículo, al paso que el comprador se fuerza a abonar un coste determinado.

Otro contrato Sinalagmático es el contrato de alquiler. Un individuo arrienda una casa a otro por un plazo de 12 meses. A través del contrato Sinalagmático, acepta la obligación de ceder el empleo de la residencia a la otra parte, que tiene la obligación de abonar un cierto valor por el alquiler en cuestión.

sinalagmático
Contrato sinalagmático

El contrato de prestación de servicios Sinalagmático

El contrato de prestación de servicios asimismo es Sinalagmático en tanto que provoca el nacimiento de obligaciones para la parte que ofrece el servicio y para la parte que lo contrata. El contrato estable las condiciones y el alcance del servicio, la manera de pago, las cláusulas de rescisión, etcétera

La esencia del contrato Sinalagmático, por ende, es la existencia de obligaciones para las dos partes. Esto se puede querer ya en su etimología, en tanto que el término deriva del heleno, donde su origen hacía alusión al «intercambio de dinero» y a la operación del «contrato». Se compone de las próximas partes:

  • el prefijo sin-, que da la idea de «junto» y encontramos en palabras como sinapsis, sinfonía, sinopsis, sinalefa y síncope;
  • el palabra heleno transliterado como allagma, que se define como «aquello que se entrega a cambio de otra cosa» y está asociada a allage, «dar algo y percibir algo a cambio«. En un caso así tenemos la raíz al- («otro»), que asimismo aparece en alopatía, alófono, alergia y paralelo;
  • el sufijo -ma, el que sugiere «el resultado de la acción» a la que se anexa. Ciertos ejemplos de su empleo se pueden querer en sicosomático, paradigmático y diplomático.

Contratos Sinalagmáticos

Aparte de los citados en los parágrafos precedentes, existen muchos contratos Sinalagmáticos, como ser los siguientes:

  • el de arrendamiento: asimismo se conoce como contrato de locación, y se trata del que relaciona a 2 partes mediante la cesión de un servicio o bien un bien a lo largo de un tiempo establecido formalmente. El intercambio consiste en que una aproveche la cosa cedida y le pague a la otra un costo definido;
  • la permuta: es un contrato Sinalagmático que fuerza a una de las partes a darle a la otra el derecho de dominio sobre una cosa para percibir a cambio uno equivalente. Asimismo existe la posibilidad de que una de las partes deba añadir al dominio de un bien un importe de dinero determinado.

Respecto a las clases de contrato Sinalagmático, podemos distinguir entre el:

  • perfecto, que genera obligaciones a las dos partes desde el principio (todos y cada uno de los citados hasta el instante);
  • imperfecto: en su origen es de tipo unilateral, mas más adelante se transforma en a dos bandas pues el acreedor contrae ciertas obligaciones imprevisibles. Un claro ejemplo se da en el orden, si el líder se ve forzado a poner de su dinero para hacer frente a determinados gastos.

Sinalagmático

Si te a gustado Que significa Sinalagmático te encantara: