¿Qué significa el color blanco? color de la inocencia

¿Qué significa el color blanco? El color blanco es un color incoloro que generalmente se contrapone al negro por ser justamente lo contrario: es la claridad absoluta, o bien la ausencia de obscuridad.

Mas no es sencillamente eso, en tanto que alén de lo que técnicamente es el blanco, queda el impacto que este tiene en la psique humana. Desde entonces, la influencia de una cultura y un sistema simbólico, que ha experimentado la realidad desde entonces, implica una serie de sentimientos y conceptos que surgen cuando lo vemos.

En este artículo, entenderemos el significado del blanco en diferentes sociedades y razas, centrándonos solo en los países occidentales.

Que significa el color blanco en Psicología del color

El significado del color blanco en la psicología representa la unidad y la paz, de ahí que se emplea en especial en actos de reconciliación entre individuos o bien naciones, por el hecho de que transmite actitudes convenientes en las relaciones interpersonales, pues el significado del color blanco representa actos de tregua en los que las personas muestran mediante este color que no hay diferencias entre ellas y que pese a sus peculiaridades pueden ser parte de una unidad.

que significa el color blanco
Flores blancas

El color blanco representa el lado contrario de todo cuanto asociamos al colo negro, las personas que emplean el blanco transmiten una imagen de bondad, pureza y también inocencia, en tanto que este color representa la paz, la humildad y el amor.

Ciertos animales considerados pacíficos y nobles tienen este color, como la paloma, que se considera un mensajero de la paz, o bien el conejo, que se asocia con buenas cualidades por su calma y baja agresividad.

Que significa del color blanco: pureza y firmeza

No todas las personas consiguen utilizarlo porque el blanco representa valores fuertes y condiciona nuestros sentimientos, incluso más que otros colores.

No nos damos cuenta, pero a nivel inconsciente, llevar el color blanco nos proyecta hacia nosotros mismos. Es sinónimo de pureza, de espiritualidad, de conexión con la parte divina que hay en cada uno de nosotros.

El color blanco es todo lo contrario al color negro y es portador de luz, apertura, paz y nuevos comienzos.

Que significa el color blanco en el día a día

El blanco es el color de la pureza: no es casualidad que se utilice en las ceremonias religiosas. Pensemos en el vestido de novia o en la ropa de los niños que reciben la comunión o la confirmación. Las flores de las ceremonias son siempre en tonos blancos.

Es un color que aporta paz y expansión y sólo cuando nuestro corazón está abierto podemos conectar con nuestra espiritualidad.

Cuando lo llevamos estamos más dispuestos a escuchar, a estar abiertos a los demás y a escuchar nuestros sentimientos. Puede parecer una obviedad, pero no lo es: ¿Cuántas veces sabemos parar voluntariamente y escucharnos en el fondo? ¿Con qué frecuencia nos tomamos un espacio para nosotros mismos y escuchamos nuestros deseos, nuestras voluntades, lo que realmente queremos y lo que nos hace sentirnos vivos y dispuestos a todo?

El color blanco nos pone en conexión con nosotros mismos y nos permite tomarnos el tiempo necesario.

Observar una pared blanca nos induce a liberar nuestra mente y dejar que aflore la parte profunda de nosotros, la real, pura, filtrada por todo miedo y temor.

Los que no les gusta el blanco, por el contrario, serán personas a las que les cuesta abrirse, que no están seguras de su potencial, que tienden a esconderse y les cuesta mostrarse tal y como son.

que significa el color blanco

Cómo utilizar el blanco

Colorear la vida de blanco se convierte en un símbolo de verdad y de deseo de apertura. Llevarlo nos hace más suaves, facilita el contacto con el mundo exterior y la apertura.

Cuando necesitamos hacer un cambio, el blanco es el color adecuado porque abre horizontes y nos permite mirar lejos. Ofrece confianza en el futuro y en las posibles opciones que tenemos ante nosotros.

Si nuestra casa necesita nuevas energías, adornémosla con flores blancas que son el espectro de la luz y la difusión de nuevas esperanzas.

No es casualidad que, hasta hace unas décadas, los manteles y la ropa de cama fueran exclusivamente blancos porque se pensaba que nada aportaba mayor pureza que este color y estaba indicado en los momentos importantes de alimentación del cuerpo, las comidas y el descanso.

Si vivimos un dolor o una separación, el blanco hay que tenerlo siempre cerca porque nos da la capacidad de mirar más allá de lo material, de conectar con nuestra parte divina que puede darnos una visión más amplia de la vida, más abierta, eliminando los límites de lo físico.

Imágenes cedidas por pixabay